orm_icon

 

Gestión de riesgos operacionales

Identifica, mide, controla y monitorea fácilmente los riesgos operativos de tu organización →
isms-icon

 

Gestión
de seguridad de la información


Garantizar la confidencialidad, integridad y disponibilidad de tus activos de información →
compliance_icon-16

 

Cumplimiento
normativo


Lleva el control de todas las normativas y regulaciones que debe cumplir tu organización →
aml-17

 

Gestión de riesgos de lavado de activos

Identifica, establece controles y monitorea fácilmente los riesgos LAFT→
evento_wow_banner

Pirani Summit 2022: Encuentro Latinoamericano de Gestión de Riesgos
Miércoles 25 de mayo, 9:00 a.m. GMT-5

Inscríbete gratis
header_academy_v2

Gestión del riesgo legal en las organizaciones

Por Mónica María Jiménez, en diciembre 01, 2021

h_riesgo_legal

En la identificación, evaluación, control y seguimiento de los diferentes riesgos a los que se ve expuesta una empresa, es clave incluir los riesgos de tipo legal, pues el incumplimiento de normativas u obligaciones contractuales puede significar tanto pérdidas monetarias (multas y sanciones) como pérdidas no monetarias (pérdida de la reputación).

En este artículo te contamos de qué se trata el riesgo legal, por qué es importante gestionarlo adecuadamente, los tipos de riesgo legal que existen y te damos algunas recomendaciones para su gestión en tu organización.

Riesgo legal y la importancia de gestionarlo

En términos generales, el riesgo legal se refiere al incumplimiento de leyes, normativas y regulaciones de diferente tipo que son emitidas por los gobiernos de cada país y por otras entidades, por ejemplo las superintendencia, que regulan y controlan el funcionamiento de las empresas. Este puede presentarse tanto por el desconocimiento de una ley o normativa en particular como por la omisión intencional de esta.

Igualmente, el riesgo legal tiene que ver con el incumplimiento de contratos y acuerdos comerciales con terceras partes.

En ambos escenarios, la materialización de este riesgo puede significar multas y sanciones, es decir, pérdidas económicas que pueden llegar incluso a poner en riesgo la continuidad del negocio.

Además, en el caso de incumplimiento contractual puede representar demandas que no solo afectarán los estados financieros de la empresa y su nivel de productividad, sino también su reputación y credibilidad en el mercado. 

Por todo esto, de acuerdo con Luis Felipe Perdomo, especialista en riesgos y seguros, es necesario que todas las empresas consideren dentro de su matriz de riesgos los que son de tipo legal.

"Los riesgos legales pueden llegar a tener un gran impacto en la estrategia de negocio, por eso, al gestionarlos es posible prevenir y mantener el control de reclamaciones o sanciones que pueden darse por el no conocimiento o incumplimiento de normativas o por un inadecuado manejo contractual", explica Luis Felipe.

Descarga gratis un manual de herramientas y métodos para gestionar el riesgo

Principales tipos de riesgo legal

Como mencionamos, el riesgo legal puede darse principalmente por el incumplimiento de leyes o normativas así como por el incumplimiento de contratos y acuerdos. 

Sin embargo, además de estos que son de tipo regulatorio y contractual, existen otros riesgos legales que es importante conocer y considerar en las empresas:

Riesgo extracontractual

Este tipo de riesgo legal se presenta sin que la empresa haya firmado un acuerdo con un tercero, pues puede ocurrir, por ejemplo, que una persona externa a la organización viole los derechos de autor y de propiedad de un producto o servicio, ante esto, la empresa entabla una demanda en  contra de este.

Así mismo, puede darse que la demanda sea en contra de la empresa, entre otros casos por daños o perjuicios a un consumidor por el uso de un producto o por un servicio mal prestado. 

Para prevenir este tipo de demandas, es importante que la empresa proteja el valor de sus activos tangibles e intangibles de cualquier daño y que se asegure de que estos no representan ningún daño en el corto y largo plazo para nadie.

Riesgo de cumplimiento

Es similar al riesgo regulatorio que tiene que ver con el cumplimiento de leyes y normativas, cambio en las legislaciones o presentación de nuevas leyes, pero también considera las políticas y prácticas internas que se establecen para el adecuado funcionamiento de la empresa y que al no cumplirlas puede significar inconsistencias y errores que afecten la operación, la reputación y el nombre de la organización. 

Riesgo de litigio / disputa

Este tipo de riesgo legal consiste en la posibilidad de que una empresa enfrente litigios con clientes, proveedores o colaboradores por motivos tan diferentes como insatisfacción con un producto o servicio, lesiones o daños por el uso de un producto, despidos injustificados, entre otros. Al estar en una situación como esta, la empresa puede disminuir su productividad y tener un gasto económico elevado. 

Riesgo constitutivo y extintivo

El riesgo constitutivo puede presentarse en la constitución legal de la empresa, mientras que el riesgo extintivo tiene que ver con quiebras, ventas o liquidaciones.

Adicional a estos, es importante recordar que el riesgo de tipo contractual puede darse por deficiencias en los contratos, falta de claridad en las condiciones y cláusulas de este, etc.


Recomendaciones para la gestión del riesgo legal

Para una efectiva gestión del riesgo legal en la organización, Luis Felipe Perdomo recomienda seguir estas tres acciones:

  1. Prevenir. Para hacerlo es necesario evaluar el riesgo de manera constante, además, contrastar la estrategia de la empresa (su misión y su visión) con los acuerdos de nivel de servicios y tener recursos como los otrosí para determinar fallas y poder actualizar riesgos de incumplimiento.

  2. Detectar, es decir, poder identificar de manera oportuna deficiencias en los controles de cumplimiento de las leyes, normativas o regulaciones.

  3. Reaccionar y utilizar medios jurídicos, por ejemplo las PQR, para conocer de manera anticipada posibles amenazas que afectarían a la organización.

Sumado a estas acciones, para la gestión del riesgo legal es importante:

  • Contar con un equipo/área legal con las capacidades y el conocimiento requerido para revisar y asegurarse de que la empresa cumple todas las leyes, normativas y regulaciones que le son aplicables, al igual de que celebra contratos y acuerdos en términos apropiados y cumple con estos.
  • Realizar de manera periódica controles internos y auditorías que permitan identificar posibles fallas y oportunidades de mejora relacionadas con el cumplimiento de normas tanto internas como externas y con los acuerdos comerciales.
  • Tener una o varias personas encargadas de los litigios que se puedan presentar. Debe tener las capacidades necesarias para ayudar a garantizar que este tipo de situaciones estén bajo control.
  • Invertir y utilizar una herramienta tecnológica como un software de gestión de riesgos que permita facilitar la identificación, evaluación, control y monitoreo de los riesgos legales.

    Con Pirani empresas como la tuya pueden hacer más simple la gestión de riesgos operativos, legales, entre otros; así mismo, con el módulo de Compliance pueden garantizar el cumplimiento normativo de regulaciones locales, nacionales e internacionales. 

Poner en práctica acciones como estas permitirá a las empresas gestionar adecuadamente los riesgos legales, pues tal como ocurre con otros riesgos, no se puede eliminar la posibilidad de que ocurran, pero sí minimizar o mitigar su materialización. 

Por eso, independiente del tipo de empresa o negocio en el que se esté, los riesgos legales deben ser considerados parte integral de este y no pueden ser ignorados, hacerlo, como mencionamos anteriormente, puede representar pérdidas financieras y no financieras, incluso, el cierre del mismo.

Nueva llamada a la acción
Inscríbete a la Escuela de Gestión de Riesgos Pirani
Nueva llamada a la acción

Escribe tu comentario