orm_icon

 

Gestión de riesgos operacionales

Identifica, mide, controla y monitorea fácilmente los riesgos operativos de tu organización →
isms-icon

 

Gestión
de seguridad de la información


Garantizar la confidencialidad, integridad y disponibilidad de tus activos de información →
compliance_icon-16

 

Cumplimiento
normativo


Lleva el control de todas las normativas y regulaciones que debe cumplir tu organización →
aml-17

 

Gestión de riesgos de lavado de activos

Identifica, establece controles y monitorea fácilmente los riesgos LAFT→
evento_wow_banner

Pirani Summit 2022: Encuentro Latinoamericano de Gestión de Riesgos
Miércoles 25 de mayo, 9:00 a.m. GMT-5

Inscríbete gratis
header_academy_v2

Uso de criptomonedas para el lavado de dinero

Por Mónica María Jiménez, en noviembre 22, 2021

lavado-dinero-con-criptomonedas

Las criptomonedas, entre las que se destaca principalmente el bitcoin, también están siendo utilizadas por los delincuentes para lavar el dinero que obtienen a partir de actividades ilegales como el tráfico de drogas, de armas o de personas. 

A continuación te contamos en qué consiste esta modalidad de lavado de activos y cuáles son los retos que enfrentan hoy los países y las organizaciones frente al uso de este tipo de divisas..

Así lavan dinero con criptomonedas

El origen de las criptomonedas, tal como las conocemos hoy en día, se remonta al año 2008 cuando Satoshi Nakamoto, un programador anónimo o un grupo de programadores, publicó el artículo “Bitcoin: un sistema de efectivo electrónico de igual a igual”, en el que manifestó su visión del dinero electrónico. Sin embargo, fue el 3 de enero de 2009 cuando nació oficialmente la primera criptomoneda, el bitcoin, como parte del primer bloque de 50 BTC, que fue llamado “Génesis”.

El bitcoin, y en general las divisas digitales, funcionan como medio de intercambio de bienes y servicios virtuales y se utilizan como reserva de valor.

No existen físicamente, su sistema es descentralizado y aplican diferentes técnicas de cifrado o codificación de la información para garantizar su titularidad y proteger la integridad de las transacciones, así como evitar la creación de unidades adicionales, por eso, son indescifrables a receptores no autorizados, además, como sucede con el dólar, el euro o la libra esterlina, su precio cambia constantemente.

Teniendo en cuenta esto y que además son activos que no están regulados ni controlados por algún ente público o institución y que utilizan para las transacciones bases de datos, blockchain o cadena de bloques que están enlazados y asegurados a través de criptografía, los delincuentes también han visto en las criptomonedas un medio efectivo para el blanqueo de capitales gracias al anonimato que prevalece en estas porque no es necesario la identificación de sus titulares y adicional, no hay dueños ni responsables. 

Para realizar lavado de dinero con estas divisas digitales, en la mayoría de casos, es suficiente con que los delincuentes acudan a cajeros automáticos de criptomonedas, ingresen un valor específico de una moneda física y el cajero les dé un código QR asociado a otro código alfanumérico que corresponde al valor de la criptomoneda.

Una de las maneras de realizar estas transacciones es el pitufeo, es decir, cambiar durante varios meses y de manera repetitiva cantidades mínimas de dinero a criptomonedas porque gracias a la cadena bloques que permite su funcionamiento, cuando la persona que realiza la transacción recibe el código QR, no queda rastro del dinero intercambiado. 

Es entonces así como los delincuentes están aprovechando el anonimato, la dificultad para rastrear los movimientos y, en especial, la falta de control y de medidas que regulen el uso de las monedas digitales para usarlas para lavar el dinero que obtienen a través de actividades ilícitas. 

Nueva llamada a la acción

Retos y qué hacer frente a este tipo de lavado de dinero

Tanto el anonimato que brindan las criptomonedas como los vacíos regulatorios que existe sobre su uso, sin duda representan un gran reto para las autoridades, los países y en general para la sociedad y la economía, que se ve permeada por dineros sucios de delitos como tráfico de drogas o de armas.

Frente a esto, de acuerdo con expertos en el tema y autoridades del sector financiero, es clave darle a estas monedas digitales reconocimiento jurídico y regularlas a través de medidas que ayuden a hacer frente a su anonimato para de esta forma prevenir que sean utilizadas por delincuentes para el lavado de activos y financiación del terrorismo.

Adicionalmente, es importante que los países y las organizaciones refuercen la supervisión de los intercambios de criptomonedas y realicen una debida diligencia y conocimiento de sus clientes, empleados y proveedores, teniendo en cuenta incluso información de si son usuarios de este tipo de activos digitales, para de esta manera identificar acciones sospechosas que podrían representar lavado a través de estas divisas.

Por todo esto, es necesario que los oficiales de cumplimiento estén al tanto del funcionamiento de las criptomonedas, así como de las técnicas utilizadas por los delincuentes para lavar dinero con estas y todo lo que pasa frente al tema regulatorio nacional e internacional de estas divisas que, como se ha visto en los últimos años, seguirán en expansión.

Nueva llamada a la acción
Inscríbete a la Escuela de Gestión de Riesgos Pirani
Nueva llamada a la acción

Escribe tu comentario