Menú
Comienza gratis
header_academy_v2

Riesgos del cambio climático para la industria financiera

by Mónica María Jiménez, on julio 30, 2021

h_cambio_climatico-y-riesgos-financieros

¿Qué relación tiene el cambio climático con los riesgos financieros

En el siguiente artículo te explicamos por qué los riesgos derivados del cambio climático cada vez más deben ser también considerados, gestionados, evaluados y monitoreados por las entidades bancarias y cuáles son las oportunidades que este representa para la industria.

Riesgo físico y riesgo de transición

Para mitigar el impacto del cambio climático, los gobiernos han adoptado diferentes medidas que permitan la reducción de CO2, una mayor eficiencia energética y una economía circular, todo como parte del Acuerdo de París, firmado en 2015 y que, entre otros, busca que el aumento de la temperatura media mundial esté por debajo de 2°C sobre los niveles preindustriales.  

Y esto, ¿cómo se relaciona con la industria financiera? 

Para entender por qué los bancos deben tener en cuenta en su estrategia de negocio y en la gestión de sus riesgos el cambio climático, es importante conocer que, principalmente, puede impactarlos a través de dos tipos de riesgo: riesgo físico y riesgo de transición.

El riesgo físico se refiere a aquellos eventos extremos relacionados con el clima y el tiempo, tal como las inundaciones, los huracanes o las sequías, igualmente a los cambios progresivos a largo plazo, como lo son las variaciones en las precipitaciones o el aumento de los niveles de la temperatura global.

Por su parte, el riesgo de transición tiene que ver con la adaptación de las empresas hacia una economía de menores emisiones de carbono y es impulsado por los cambios en las políticas y regulaciones, así como por las innovaciones tecnológicas, los cambios en el mercado y el comportamiento de los consumidores. 

Ambos tipos de riesgo pueden traer consecuencias como el aumento del riesgo crediticio (la capacidad económica del cliente puede verse afectada), riesgo de mercado (por los cambios en el valor de los títulos negociados), riesgo operacional y riesgo reputacional. 

Por ejemplo, el riesgo físico puede materializarse por los efectos que tiene el cambio climático en la economía y que pueden traducirse en el incumplimiento de pago de los préstamos, disminución de los activos, etc. 

Por todo esto, las instituciones financieras están expuestas a estos riesgos relacionados con el clima y es clave que, cada vez más, sean conscientes de estos y los incluyan en su gestión de riesgos porque como señalan muchos expertos de la industria, tienen importantes impactos en la estabilidad financiera.

Y para la gestión de los riesgos asociados al clima y riesgos relacionados como operacionales y reputacionales, es recomendable contar con una herramienta tecnológica como Pirani Riskment Suite que permite a las entidades financieras administrarlos, evaluarlos, controlarlos y monitorearlos de manera simple y estratégica. Conoce más y comienza gratis aquí.

Oportunidades para la industria financiera

Así como el cambio climático representa riesgos que las empresas del sector deben considerar en su gestión, también tiene oportunidades que pueden aprovechar y capitalizar para ser sostenibles en el tiempo y, por supuesto, contribuir al desarrollo de iniciativas de economía verde que impacten en el medio ambiente y en las comunidades.

Algunas de las oportunidades y estrategias que las entidades financieras pueden considerar son:

  • Ofrecer tasas competitivas para aquellos proyectos que trabajan de forma constante por el desarrollo sostenible.
  • Pensar no solo en generar valor para los accionistas, sino para la sociedad, por eso, además de buscar la sostenibilidad económica, es importante asegurar la sostenibilidad ambiental y social.
  • Determinar los criterios que tomarán en cuenta al momento de evaluar solicitudes de financiamiento (incluyendo aspectos medioambientales).
  • Diseñar servicios y apoyar a los negocios y clientes en la transición a una economía con menores emisiones de carbono, en otras palabras, invertir capital y apostar en gran medida por proyectos que favorezcan la eficiencia energética, la energía renovable, el transporte limpio y en general, la economía circular. Hacerlo trae ventajas competitivas.

Estas y otras iniciativas relacionadas, además de beneficiar a las organizaciones del sector, permitirá demostrar el compromiso que tienen para aportar de forma consciente al cumplimiento del Acuerdo de París y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

logo_tres_lineas_de_defensa

Únete a esta gran comunidad de gestión de riesgos.

APRENDE // COMPARTE // INTERACTÚA

Logo facebook las tres líneas de defensaLogo linkedin las tres líneas de defensa
Nueva llamada a la acción

También te puede interesar

Otros artículos de Gestión de riesgos

Escribe tu comentario