Menú
Comienza gratis
header_academy_v2
Descarga gratis este contenido

Manual de prevención de lavado de dinero y financiación del terrorismo

Money Laundering and Terrorism Financing Prevention Manual

En este manual podrás conocer las definiciones de lavado de dinero y financiación del terrorismo, cuáles son sus características y los métodos utilizados para puedas prevenir este tipo de delitos en tu empresa.

¿Qué es lavado de activos y financiación del terrorismo?

El lavado de activos, también llamado lavado de dinero o blanqueo de capitales, es un proceso en el que se llevan a cabo diferentes transacciones económicas, financieras y comerciales con el propósito de darles apariencia de legalidad a recursos ilícitos.

La financiación del terrorismo, por su parte, consiste en buscar recursos, sean lícitos o no, para facilitar el desarrollo de acciones terroristas.

Aunque estas dos actividades se parecen, existen algunas diferencias entre el lavado de activos y la financiación del terrorismo, desde su motivación e intención hasta su fuente de financiamiento y ciclo de vida, tal como se muestra en la siguiente tabla:

Criterios Lavado de activos Financiación del terrorismo
Motivación Ánimo de lucro Fines ideológicos
Intención Disfrazar el origen de los recursos Intimidar a través de la violencia
Fuente de financiación Recursos ilegales:
Extorsión
Secuestro
Narcotráfico
Contrabando
Fraude
Robo

Recursos ilegales:
Extorsión
Secuestro
Narcotráfico
Contrabando
Fraude
Robo

Recursos legales:
Donaciones
Patrocinios gubernamentales
Empresas propias

Métodos Colocación
Integración
Ocultamiento
Colocación
Integración
Ocultamiento
Ciclo de vida Circular Lineal

logo_pirani_color

Para prevenir la materialización de este tipo de delitos, es importante incluirlos dentro de la gestión de riesgos y una solución como Pirani AML Suite, gracias a la segmentación, el monitoreo y el perfil de riesgo de los clientes, permite gestionarlos de una manera más eficiente.

Etapas del lavado de activos y de la financiación del terrorismo

Mediante diferentes mecanismos, los criminales ocultan e integran los recursos en el sistema financiero para proteger la identidad de los beneficiarios o benefactores.

El propósito de las etapas del lavado de activos y de la financiación del terrorismo es desvincular las ganancias de sus fuentes y poder utilizar el dinero en la economía formal.

Primera etapa: colocación

En esta fase, los criminales introducen en el sistema financiero los activos que obtienen de manera ilegal. Para alcanzar ese objetivo, utilizan casas de cambio, depósitos de fondos, empresas fachada, etc.

Segunda etapa: ocultamiento

Después de haber introducido el dinero en la economía formal, los delincuentes movilizan los recursos a través de diferentes operaciones con el fin de complicar el rastreo documental de los activos. Cambian la ubicación del dinero, modifican su origen, transforman su naturaleza y lo ponen en otro destino. 

Tercera etapa: integración

Sin embargo, introducir y ocultar el destino de activos ilegítimos no es suficiente. Es necesario reincorporar los recursos al sistema financiero. En esta etapa, los delincuentes realizan diversas operaciones económicas como inversión en inmuebles, títulos valores, proyectos comerciales o incluso fideicomisos. Estas transacciones ensombrecen aún más el origen del dinero y lo ponen a circular de forma legítima.

Riesgos del lavado de activos y financiación del terrorismo

El riesgo de lavado de dinero y financiación del terrorismo consiste en la posibilidad de pérdida o daño que sufre una organización regulada por ser usada como instrumento para lavar activos o como canal de recursos para promover actividades terroristas.

Los riesgos asociados a estos delitos pueden desestabilizar una organización e incluso llevarla al abismo si no se realizan los controles adecuados.  

Son diversos los riesgos a los que se expone una entidad que no cuenta con un plan estructurado para prevenir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, algunos de estos son:

Riesgo reputacional

Cuando una empresa es condenada o investigada por blanqueo de capitales, se producen ciertos efectos negativos en la imagen general de la compañía. Esto, a su vez, ocasiona una disminución de la confianza de los inversionistas, clientes y proveedores, lo cual termina afectando gravemente la economía de la entidad.

Riesgo legal 

Prevenir el lavado de activos y la financiación del terrorismo no es una opción para las organizaciones. Al ser delitos tipificados es obligatorio que todas las empresas eviten ser usadas con ese fin. Por eso, cuando los organismos de control descubren que esto está sucediendo, pueden imponer multas o sanciones con implicaciones económicas, administrativas y judiciales bastante graves para una empresa.

Riesgo de contagio 

Cuando una compañía tiene vínculos comerciales o de cualquier índole con una entidad involucrada en el lavado de activos o en la financiación del terrorismo, puede llegar a sufrir afectación reputacional de su imagen. Como ya explicamos, este tipo de riesgo puede producir grandes pérdidas económicas por el daño en la confianza y en el buen nombre de la organización.

Y con una herramienta como Pirani AML Suite puedes prevenir y gestionar de manera adecuada estos riesgos asociados al lavado de dinero y financiación del terrorismo.

Nueva llamada a la acción

Aunque ninguna empresa está exenta de ser utilizada para lavar dinero o financiar el terrorismo, existen cierto tipo de compañías, industrias o sectores económicos que tienen más probabilidad de ser usados con esos fines.

Entre estos se encuentran las corporaciones, fundaciones o entidades sin ánimo de lucro, así como las personas políticamente expuestas (PEP) y entidades que realizan operaciones económicas de alto riesgo.

Asimismo, hay algunos negocios de alto riesgo, como casas de cambio, casas de giros, negocios de cambio de cheques, casinos y juegos de internet.

Además de los riesgos asociados al lavado de activos y la financiación del terrorismo que ya mencionamos, estos delitos generan consecuencias que afectan tanto a las organizaciones involucradas como a toda la sociedad, por ejemplo:

  • Permite que los traficantes de drogas, terroristas, comerciantes ilegales de armas o funcionarios públicos corruptos continúen ejerciendo sus actividades ilícitas.
  • Los lavadores de dinero alcanzan una ventaja competitiva que no permite que los negocios legítimos compitan en igualdad de condiciones con los que mezclan recursos ilícitos con financiación legítima.
  • Producen problemas de liquidez en las instituciones financieras por el ingreso y retiro de mucho dinero.
  • Generan transformaciones repentinas en la demanda monetaria, se desestabilizan los flujos de capital internacional, las tasas de interés y los tipos de cambio.
  • Los ingresos tributarios se disminuyen, lo cual afecta a los contribuyentes. Esto obliga a que suban los impuestos para cubrir el hueco fiscal.  
  • Afectan la reputación del país y de su sistema financiero.

Descarga gratis un manual de prevención de lavado de dinero y financiación del terrorismo

Estrategias más usadas para lavar dinero

La delincuencia organizada a menudo perfecciona sus tácticas para transformar el verdadero origen de sus ingresos.

Antiguamente, la mafia compraba lavanderías automáticas para “legalizar” el dinero que conseguían con sus actividades ilegales. Hoy en día los criminales han refinado mucho más sus tácticas, por ejemplo, usan el mercado de valores como herramienta de legitimación de activos de origen ilícito.

Además, con el avance de la tecnología y la globalización de los mercados, el crimen organizado hoy tiende diferentes formas de lavar dinero:

  • Contrabando de divisas.
  • Adquisición de instrumentos negociables.
  • Contrabando de bienes.
  • Compra y venta de bienes en el exterior.
  • Inversiones en compañías aseguradoras.
  • Utilización de paraísos fiscales.
  • Empresas ficticias.
  • Cambio de divisas.
  • Compra de acciones y títulos valores en bolsa de valores.
  • Falsificación de facturas.
  • Centros de juego y entretenimiento.
  • Juegos de azar.
  • Sistemas bancarios clandestinos.
  • Compraventa de bienes lujosos.
  • Finca raíz.
  • Comercio de servicios.

Y también es común que los lavadores utilicen profesionales prestigiosos para obtener ingresos altos a través de prestación de servicios. La medicina, la ingeniería, la arquitectura, la contaduría y el derecho son formas de testaferrato bastante comunes, aunque también utilizan personas de bajo perfil para hacer inversiones a nombre de ellas y luego traspasar el título de las propiedades.

Métodos para prevenir el lavado de activos y la financiación del terrorismo

A continuación te presentamos algunas buenas prácticas que debes tener en cuenta y que puedes implementar en tu organización para prevenir estos delitos. 

Registro de clientes

Se realiza para identificar la categoría de riesgo de los clientes y facilitar el proceso de reconocimiento de cada uno de ellos.

El registro de clientes se lleva a cabo a partir de una clasificación del tipo de persona que tiene mayor riesgo de lavado de activos y financiación del terrorismo: las personas políticamente expuestas y personas sospechosas, como aquellas que están vinculadas al sector turismo, juegos, transporte aéreo, compañías de seguros, casas de cambio, distribuidoras, etc.

KYC (Know Your Customer) o Conozca a su Cliente

¿Qué es conozca a su cliente? Este es un proceso que consiste en una serie de pasos para perfilar clientes y definir cuáles son sus actividades y fuentes de financiación. 

El KYC implica una doble identificación. Primero, se hace un reconocimiento documental, solicitando copia de la cédula, DNI o pasaporte. Luego, se establece el propósito por el cual el cliente quiere entablar relaciones comerciales con la entidad. Esto implica constatar qué tipo de actividad profesional ejerce, cuál es el origen de sus fondos y para qué requiere crédito, ahorro o financiación.  

El principal objetivo del KYC o conozca a su cliente es saber con seguridad cuál es el comportamiento del cliente e identificar posibles operaciones sospechosas. Prevenir el lavado de activos conociendo al cliente alerta a las entidades financieras para no tener relaciones comerciales con el crimen organizado.

¿Cómo se hace el proceso de Know your customer o conozca a su cliente?

El procedimiento de KYC o conozca a su cliente es una debida diligencia que investiga los detalles de la vida personal y profesional del cliente. Este proceso lo realiza el área de cumplimiento antes de abrir la cuenta o de iniciar cualquier relación comercial.

Normalmente se visitan los lugares de trabajo del cliente o los locales comerciales que le pertenecen.

Hay ciertas informaciones que deben tenerse en cuenta al momento de diligenciar un formulario de conozca a su cliente: identidad, situación financiera, actividad profesional, capacidad de pago, referencias personales y profesionales, instituciones financieras con las cuales ha tenido algún vínculo, entre otros aspectos.

Debido a que la situación financiera del cliente puede cambiar en cualquier momento, la información de conozca a su cliente o know your customer debe actualizarse permanentemente.

Implementar una solución tecnológica como Pirani AML Suite es una buena práctica que ayuda a la prevención del lavado de activos y la financiación del terrorismo, porque automatizar este proceso permite a las áreas de cumplimiento y gestión de riesgos responder a preguntas clave, actualizar la información de manera rápida e identificar señales de alerta en tiempo real.

Monitoreo de operaciones inusuales o sospechosas

Las entidades financieras deben contar con un sistema de control interno, un conjunto de medidas para controlar el funcionamiento de sus actividades y de sus clientes. El área de cumplimiento es la encargada de detectar aquellas operaciones que indiquen un posible lavado de dinero.

A medida que se tiene un conocimiento amplio de las transacciones de un cliente, se puede establecer mejor si sus movimientos concuerdan con el histórico bancario y, en ese sentido, tomar una acción oportuna.

Un sistema efectivo de prevención de lavado de dinero debe señalar si el cliente es una persona políticamente expuesta, si hubo alguna alteración en los datos de la cuenta o si el cliente tiene alguna actividad comercial en lugares fronterizos.

Existen diferentes herramientas para monitorear operaciones inusuales, por ejemplo: a través de un monitoreo manual en el que se crea un informe para controlar las transacciones, por medio de un sistema informático que encuentre inconsistencias en las operaciones del cliente o consultando los listados disponibles de nombres sospechosos.

Incluso, hoy en día se explora la posibilidad de utilizar inteligencia artificial como una aliada para prevenir el lavado de activos y la financiación del terrorismo. Con técnicas del machine learning y big data, se busca analizar un gran volumen de información sobre el cliente para determinar su perfil y conocerlo a profundidad.

Identificación de operaciones inusuales o sospechosas

Para identificar operaciones inusuales, es importante reconocer las señales de alerta, algunas de estas son:

  • Transacciones que no concuerden con la ocupación del cliente.
  • Movimientos repentinos de las cuentas.
  • Operaciones poco frecuentes.
  • Transferencias pequeñas hacia otras cuentas.
  • Cambio injustificado en el patrón de transacciones del cliente.

Asimismo, existen algunos indicios para alertar sobre el comportamiento financiero del usuario:

  • Negarse a facilitar información.
  • Modificar injustificadamente información de la cuenta.
  • Sobornar funcionarios.
  • Tener una cuenta sin datos validados.

Segmentación de clientes

Una de las buenas prácticas para gestionar operaciones inusuales es la segmentación de clientes. Este es un proceso que busca dividir un grupo de datos en varios más pequeños.

La segmentación es de gran importancia para prevenir el lavado de dinero y la financiación del terrorismo porque permite conocer el perfil de un grupo de usuarios con características comunes y poder compararlos entre sí.  

La segmentación es lo primero que debe hacerse antes de monitorear operaciones inusuales o analizar el comportamiento del cliente. Por medio de ella se determinan rasgos semejantes y se detectan características usuales de las transacciones para poder establecer patrones.   

A la hora de llevar a cabo este proceso, es imprescindible tener en cuenta las siguientes variables: clientes, productos, canales de distribución y naturaleza de las transacciones.

Los árboles de clasificación y el análisis de clúster son algunos de los métodos más usuales para segmentar. Sin embargo, los datos disponibles son los que determinarán la metodología más adecuada para hacerlo.

¿Te fue útil toda esta información que te compartimos en este manual? Puedes consultarlo cada vez que lo necesites y compartirlo con tu equipo de trabajo. Si deseas, puedes descargarlo gratis en formato PDF.

Descarga gratis un manual de prevención de lavado de dinero y financiación del terrorismo

 

Comparte esta página

   

¡Comencemos!

Lleve la gestión de riesgos de su compañía al siguiente nivel, con un software que se ajuste a sus necesidades.

Solicita el demo